En internet, la inversión publicitaria aumenta en un 26,3% a nivel mundial

Las tecnologías cambian las rutinas y la inversión en publicidad.

En la inversión en publicidad el medio más dominante sigue siendo la televisión, aunque debido a la situación económica actual en Europa tal inversión ha disminuído en un 2,9% en Europa.

Según los datos del último cuatrimestre de Nielsen, demuestran que las nuevas tecnologías han modificado los destinos de los presupuestos de publicidad de las empresas. De tal forma que la publicidad impresa ha ido descendiendo de forma progresiva. A pesar de ello, siguen teniendo los medios físicos en conjunto el 30% de la inversión.

No son cambios muy radicales los que se observan en la publicidad tradicional, pero internet consigue romper los esquemas preestablecidos, ya que ha conseguido aumentar la publicidad de display en un 26,3% de forma global, siendo un aumento superior de la media en América Latina con un 48,2% y en Asia y el Pacífico un 33,2%. Debido a que se incrementa la confianza de los anunciantes en internet como plataforma publicitaria, además de la importancia que cobra cada vez más el medio en la vida de los consumidores a nivel global.

La industria de las telecomunicaciones aumenta su inversión en publicidad online con el fin de obetener un mix de medios y un ROI óptimos.

Cuando en una campaña se invierte más en el medio digital, la retención de anuncios amenta en todos los casos de marcas y productos. Por lo tanto, estimular el aumento del peso establecido en los presupuestos para la publicidad online aporta beneficios reales al éxito de la campaña, en su conjunto al propiciar un esfuerzo extra por parte del resto de los medios.

El incremento de la inversión publicitaria en internet es un fenómeno global que seguirá creciendo a medida que internet se convierte en la plataforma donde todos los medios de comunicación convergen y evolucionan, acercando sus contenidos de una forma interactiva y personalizada, permitiendo a las marcas una comunicación a través de diálogos con sus clientes.

Descarga este artículo como un e-book

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top